¡¡Casi pierdo mi web!!

casi pierdo mi web

casi pierdo mi webNo llevo ni dos días trabajando en mi web cuando casi la arruino… No sé si a alguno os habrá pasado algo parecido, pero os cuento.

Tengo mi dominio en Internet que, entre otras cosas, me permitía tener una página web normal y corriente con un apartado que fuera el blog. No sabía cómo quería que fuera mi web, pero sí tenía muy claro que quería trabajar con WordPress. Algunas de las razones ya las he expuesto en la introducción a este blog. Básicamente, quería trabajar con esta aplicación, muy potente y con la que trabajan muchas web. Creo que me puede dar muchas posibilidades, sobre todo pensando en la página que quiero y en el tiempo y los conocimientos que tengo y que quiero seguir adquiriendo.

En fin, que después de varios días trabajando en este proyecto, tomé la decisión de que mi página web fuera, directamente, el blog que me facilitaba WordPress. Y cuando quise hacer los cambios técnicos para que así fuera… pues casi pierdo todo el trabajo.

En la página de administración de WordPress cambién la ubicación de donde se guardaría mi base de datos del blog (de dominio.es/blog a dominio.es). Así que, cuando guardé los cambios, no podía acceder a mi administrador, que me mostraba el típico mensaje de Error 404.

Tras hacer un par de consultas en Google y ser presa del terror, me dediqué a indagar en los recursos técnicos de mi proveedor de alojamiento. Pero aquí decidí que no caería dos veces en la misma piedra, así que antes de tocar nada, opté por llamar al servicio de asistencia técnica (número gratuito, por cierto). En ese momento te acuerdas de todos los chistes, bromas y PowerPoint que circulan con anécdotas de los servicios de soporte y asistencia técnica y crees que tú vas a ser la estrella del próximo cónclave del personal técnico… En fin, que se lo advertí a mi interlocutor: “te va a sonar a pregunta de primero de primaria… pero es que quiero que el blog de WordPress sea mi página web principal, he cambiado el directorio en WordPress y ahora no puedo acceder ni a la web ni a la administración…”.

Afortunadamente, no sólo no se rió de mí, sino que muy amablemente me fue guiando por los pasos que tenía que dar para, esta vez sí, hacer los cambios correctamente. Y aquí estoy, sana y salva 🙂

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Leave a Comment

Your email address will not be published.