¿Alimenta LinkedIn nuestro ego o, simplemente, nos da las gracias?

LinkedIn ha realizado una acción novedosa, peculiar, polémica y, sin duda, exitosa: enviar una carta a muchos usuarios dándoles la enhorabuena por estar entre el 1, el 5 o el 10% de los perfiles más visitados en la red social profesional. Era su peculiar manera de agradecer a sus miembros que formaran parte de esta red social, que alcanza los 200 millones de usuarios.

Pero, además, en esa carta LinkedIn invitaba a quienes recibían este “diploma” a compartir este hito en otras redes sociales: Twitter y Facebook. Y muchos usuarios se lanzaron a compartir este logro.

Y saltó la polémica. Han sido muchos, muchos los que han criticado esta acción, asegurando que quienes han compartido esta felicitación de LinkedIn han sido víctimas de una estafa o, simplemente, han alimentado su ego 2.0.

Es cierto que el mensaje que, por defecto, venía en la carta de conmemoración era un poco singular. Pero no veo la mala intención que algunos quieren ver entre líneas con la acción de LinkedIn.

linkedinLa campaña ha sido, sin duda, todo un éxito, tanto por los miles de usuarios que habrán compartido esta noticia en sus redes sociales como por todo el debate que está generando. Ha sido una campaña innovadora y el premio ha sido estar en el candelero. Quizá para algunos el reto se haya vuelto en su contra por las críticas que ha recibido LinkedIn. Pero, personalmente, no veo dónde se le critica a esta red social.

¿Cuántas veces se dice y se repite que el activo más valioso de una empresa es su capital humano? ¿Cuántas veces se dice y se repite que, a la hora de los logros, las empresas nunca se acuerdan de las personas? Pues bien, creo que LinkedIn ha hecho eso: agradecer a las personas que confíen en ella. Y les ha hecho sentirse especial. Ha conseguido un enganche emocional, a veces tan difícil de lograr y conseguir.

El Corte Inglés también envía a sus clientes de tarjeta de compra una carta de felicitación de cumpleaños firmada por el mismísimo presidente, Isidoro Álvarez. Todo el mundo es consciente de que realmente el señor Álvarez no ha firmado de su puño y letra esta carta, ni sabe quién eres ni, mucho menos, recuerda cuándo es tu cumpleaños. Pero te hace sentir especial.

LinkedIn ha hecho algo parecido, y creo que lo ha logrado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Leave a Comment

Your email address will not be published.