Community managers, ¿el futuro del periodista?

Llámalo social media o redes sociales, llámalo Web 2.0 o tener que estar en Internet sí o sí, llámalo gestor de comunidades o community manager. La pregunta es: ¿pasa el futuro de los periodistas por ser community managers?

Las cifras de despidos de periodistas son escalofriantes (los últimos datos “oficiales” de la Asociación de la Prensa de Madrid hablan de casi 3.000 periodistas despedidos desde mediados de 2008 hasta finales de 2011). Según diversas fuentes, el periodismo es, en proporción, la profesión más afectada por la crisis, sólo superada por el sector de la construcción. Y el problema es que el futuro no se presenta nada halagüeño.

No entraré aquí a analizar si seguirá habiendo publicaciones en papel o no (personalmente creo que alguna habrá, aunque sea el Hola! y en menor tirada), de si la culpa la tenemos los propios periodistas por haber hecho dejadez de funciones o si nos hemos visto arrastrados por las condiciones laborales impuestas. El caso es que, de un tiempo a esta parte, parece que la gestión de la presencia de las empresas en las redes sociales se ha vuelto un mantra en el que todo el mundo confía y en el que, parece, no hay mejor perfil para llevar a cabo este delicado cometido que un periodista. ¿Pasa nuestro futuro por ser un community manager?

Haz la prueba. Busca ” community manager” en Google: 673.000.000 resultados y muchos enlaces patrocinados de diferentes cursos de formación en la materia, con precios y temarios de lo más variopinto. Incluso existe una asociación profesional del gremio, Aerco. De hecho, su presidente y fundador, José Antonio Gall, mantuvo una interesante discusión y debate en Twitter con los autores de un reportaje en El País titulado Sí hay burbuja: se llama ‘community manager’, publicado hace casi un año.

Hoy, ese mismo diario, publica otro reportaje en el que se habla de algo que los usuarios de Twitter ya conocen desde hace tiempo: que esta red social puede ser la mejor manera de solucionar un problema con un producto o servicio de una empresa que tenga presencia en Twitter. De hecho, a finales de 2009 tuve la oportunidad de asistir a uno de los primeros eventos de Innosfera y precisamente se hablaba de eso: de que las empresas deben sí o sí estar en el mundo de los social media porque los ciudadanos, las personas, están ahí y expresan sus opiniones sobre sus productos y servicios, por lo que deben ser capaces de gestionar lo que se ha venido a denominar reputación on-line.

Si tenemos claro, pues, que las empresas deben tener presencia en las redes sociales y que esa presencia debe ser gestionada (no vale con “estar”, hay que participar, generar contenidos y responder a preguntas, críticas y valoraciones), la pregunta es si ese gestor debe ser un periodista. En el blog Desde el lado oscuro trataban hace meses también la cuestión de si esto del community manger era una moda pasajera o no y, aunque no lo titulaban así, para mí la conclusión era clara y se encontraba al final del post, y viene a decir lo mismo que el reportaje de El País de hoy: el community manager puede acabar siendo el teleoperador del mundo 2.0.

Pero igual que hace apenas cinco años las redes sociales no eran un fenómeno de masas, de aquí a cinco años el rol del community manager puede haber variado tanto que, quizá sí, sea una salida laboral para los estudiantes de Periodismo, al igual que hoy lo es un medio de comunicación o un gabinete de prensa. ¿Tú qué opinas?

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!
    Enrique de Pablo says:
    10 abril 2012

    Mi opinión es que desde luego, un periodista perfectamente puede realizar el trabajo de Community Manager, así como el de Social Media Strategist. Pero ojo, lo que no es viable es que sean los responsables de Comunicación los que tengan que asumir esa función. Según lo que entiendo, el CM es una figura que habría de estar entre el dircom y el Servicio al Cliente de la compañía. Bien alineado con ambos, pero no fusionado.

    silvia says:
    10 abril 2012

    La realidad es que, desafortunadamente, cada vez hay menos publicaciones impresas viables, y más publicaciones digitales y empresas que quieren gestionar sus estrategias de comunicación en redes sociales y herramientas web 2.0. ¿Es el futuro del periodista? Yo diría que para muchos, obligados o no por las circunstancias, ya es el presente, lo que no quita que aún quede mucho por hacer y por aprender.

    paco says:
    10 abril 2012

    Una cosa es la importancia que pueda llegar a tener y otra la que tiene. Basta con mirar los sueldos que se ofrecen en Infojob: pocas empresas se toman todavía en serio ese rol. ¿Una salida profesional para los jóvenes periodistas? Bueno, como otras muchas: 20.000-25.000 euros brutos anuales, preferentemente en condiciones freelance y horarios flexibles (léase interminables). Y poco más.

    jorgelopezmc says:
    10 abril 2012

    ¡Gran post! Por alusiones te diré que sigo pensando igual que entonces 😉 y que, además, me ha cascado otro post en el que intento relacionar el Social Media con La Vida de Brian. ¡Toma! Aquí lo pongo, si me permites: http://desdeladoscuro.es/2012/04/09/explicar-el-social-media-marketing-recordando-la-vida-de-brian/

    Arantxa Herranz says:
    12 abril 2012

    Gracias a todos por vuestros comentarios porque, además, todos tenéis razón. Ahora mismo el CM es una salida para los periodistas y creo firmemente que muchas empresas se equivocan cuando dejan este cometido en manos de becarios o de chavales sin formación simplemente porque son adictos a las redes sociales e Internet (ofreciendo esos “salarios” tan penosos). La empresa tiene, además, que tener una política clara a la hora de adentrarse en redes sociales y debe saber cómo responder ante una crisis. Y un director de comunicación demuestra lo que vale cuando hay una crisis y sabe responder adecuadamente.
    No he pretendido decir que, a día de hoy, un periodista detrás de una cuenta en redes sociales se haya convertido en un teleoperador (sería como decir que un ejecutivo de cuentas de una agencia también lo es), pero sí que se corre el riesgo de que acabe siéndolo. ¿Lo será? Espero (y confío) en que no, pero nadie tiene una bola de cristal. Hace cinco años nadie hablaba de Facebook, y ahora estamos todos ahí. ¿Qué pasará dentro de cinco años con el community manager? Veremos…

Leave a Comment

Your email address will not be published.