Del e-business al social business, o porqué las empresas tienden a ser sociales

Lo social, las redes sociales, no son una moda pasajera. Quizá pueda parecerlo, pero la realidad es que no es así. Más bien al contrario. De hecho, una de las principales diferencias de los seres humanos con respecto a otras especies animales es, precisamente, su socialización. No se entiende el desarrollo de las personas sino es una sociedad concreta, que conforma el contexto en el que se va a desarrollar y en el que, por tanto, se van a marcar unas características frente a otras.

Por eso, las redes sociales son mucho más que una moda. Es más, quizá muchos recordemos como cuando, hace 15 ó 20 años, se hablaba de los albores de Internet y se decía que todas las empresas, al final, acabarían adaptando Internet en su estructura, en sus pilares. Entonces se discutía si todas las empresas debían asumir o no lo que en aquel momento se vino a denominar e-business.

Hoy, tantos años después, nos parece casi inconcebible que alguna empresa no tenga una dosis, por muy pequeña que sea, de e-business.

Pues bien, algo parecido va a ocurrir (o, mejor dicho, está ocurriendo) con el social business. Lo social, la influencia de Facebook, Twitter, LinkedIn, Foursquare o Pinterest es evidente, palpable. Es una realidad que quizá haya venido impuesta por las personas que forman parte de las organizaciones y que han ido introduciendo lo social en sus empresas y negocios. Pero lo cierto es que, aunque ahora nos pueda parecer que lo social es algo que influye más en la vida personal que profesional de las personas, lo cierto es que, como las empresas están formadas por sujetos y no objetos, estos cambios empiezan a ser más palpables en las grandes empresas, pero seguramente se acabarán imponiendo en todas ellas, independientemente del tamaño o sector de actividad.logos-socail

Podría decirse que es una situación análoga, aunque quizá no tan evidente y “alarmante” que el denominado BYOD (Bring Your Own Device), ese fenómeno al que han tenido que claudicar las empresas, especialmente sus gestores de tecnologías, después de que durante años se prohibiera el uso de dispositivos personales  para el trabajo y que, a día de hoy, es una realidad a la que todas las empresas tienen que adaptarse. Puede que nos guste más nuestro portátil ultra ligero o nuestro smartphone de pantalla grande que el pesado portátil robusto y profesional o ese móvil con teclas que nos da nuestra empresa para hacer nuestro trabajo. Y como es más fácil trabajar con aquello con lo que te sientes cómodo, basta con asegurar esos dispositivos (o el acceso desde los mismos).

El social business es mucho más que el tener una cuenta en Twitter o Facebook. Se trata de una nueva forma de hacer las cosas, de crear un entorno más social, donde las tareas tengan un seguimiento más cercano, donde sea más fácil saber quién es el compañero que más sabe de determinado asunto y acudir a él.

facebooklo5En IBM expusieron un ejemplo que creo que explica muy bien en qué consiste esto del social business. Casi en cualquier proyecto que se precie, alguien manda un mensaje de correo electrónico a varias personas con un documento adjunto y una serie de tareas a realizar. Cada responsable realiza las que son de su competencia y vuelve a mandar el documento modificado con sus anotaciones. ¿Resultado? Circulan varias versiones de un mismo documento sin que ninguna de ellas esté completa.

Es cierto que existen soluciones de colaboración desde hace tiempo, pero quizá no han tenido la popularidad que deberían, sobre todo en las empresas de menor tamaño. El social business, de ésta o de otra forma, acabará imponiendo una manera más efectiva de trabajar, que redundará en mayor producitivad, tanto para la empresa como para el trabajador.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Leave a Comment

Your email address will not be published.