ECSA, la certificación europea de los servicios cloud

El miedo a que la nube no sea algo completamente seguro ha sido, y sigue siendo, uno de los principales frenos con los que se topa esta modalidad tecnológica a la hora de que, especialmente las empresas, confíen en este modelo del cloud computing. Cuanto más sensible sea el dato, más temores hay de dejarlo en manos de un tercero, en un disco duro virtual que nosotros no controlamos y que, en muchas ocasiones, no reside en nuestra propia casa.

Este recelo por la seguridad y por la privacidad es aún mayor entre las empresas europeas, sobre todo en comparación con las norteamericanas. En el Viejo Continente resultan impensables algunas técnicas de marketing que se aplican en Estados Unidos, y por las que una red social (por ejemplo) pueden llegar a saber si una persona está esperando un hijo porque su pareja ha comprado pañales en el supermercado (ejemplo éste que se expone como claro exponente de las posibilidades del Big Data, el análisis de la información y las redes sociales).

A ello habría que añadir, además, que cada país europeo tiene su propia regulación en materia de protección de datos, lo que no sólo complica su cumplimiento por parte de los proveedores de estos servicios (algo de lo que, por cierto, se lamentan estos mismos proveedores), sino que también dificulta a los usuarios la posibilidad de contratación, al no saber si el servicio elegido es legal con la legislación alemana pero no completamente sujeto a la legislación española.

Por ello, Eurocloud, la asociación europea de empresas de servicios de cloud computing, ha elaborado ECSA, el primer estándar para dichos servicios y con el que se pretende garantizar que las diferentes propuestas que llegan al mercado cumplen con estas legislaciones.

Tal y como explicaba Pedro Prestel, presidente de Eurocloud, ECSA persigue la diferenciación. “Los estándares son mayormente americanos y en Europa se necesita una regulación distinta debido también a cuestiones de seguridad y protección datos”. Es Alemania quien ha promovido esta certificación y, junto con España, la única delegación considerada como Chapter, que permite captar certificadores. “No se certifica la empresa, como hacen las normas ISO, sino los servicios. Y, además, se certifican a nivel local”, explican los responsables de Eurocloud, aunque también se puede conseguir una certificación a nivel europeo.

España es, de momento, el único país junto con Alemania en el que las empresas pueden pedir esta certificación para sus servicios en la nube. Según confirma Eurocloud, ya se está en negociaciones con varias entidades de formación para que puedan ser las figuras de auditor y consultor en España y, de esta forma, empezar a poder hacer las certificaciones. “Existe un importante interés por parte de empresas de Asia, porque no quieren que sólo existan certificaciones americanas”, señalan los portavoces de esta asociación, que esperan que esta norma aumente la confianza en los servicios que radican en el cloud computing.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Leave a Comment

Your email address will not be published.