Klout, el certificado social

Klout es un sistema de medición que pretende ser un certificado de tu popularidad en los social media y que ha decidido darse una vuelta a sí mismo y que cada vez tiene más componente de red social.

Para quien no lo conozca, Klout es a las redes sociales lo que la cuota de pantalla (o share) para las televisiones: un sistema de medición de “popularidad” que, como tal, tiene tanto sus virtudes como sus defectos, sus defensores y sus detractores. Hasta ahora, el algoritmo que empleaba para determinar la popularidad de alguien en las redes sociales era, más o menos, secreto. Pero ahora ha decidido renovarse y parecen estar más claros algunos principios de la ecuación.

¿Primera conclusión? Más popular serás cuantas más redes sociales utilices. Sí, Twitter, Facebook y LinkedIn determinan mucho (sobre todo Twitter y, en menor medida, Facebook), pero, a partir de ahí, ancha es Castilla: YouTube, Google+, Foursquare, Facebook Pages, Instagram, Tumblr, Blogger, WordPress, Last.fm y Flickr son otras variantes con las que también puedes sumar puntos. Evidentemente, en cuantas más redes sociales estés y más activo seas en ellas, aunque te dediques a publicar lo mismo en todas (algún día hablaremos de si es conveniente o no hacerlo), más puntos obtendrás y, por tanto, más índice Klout.

Si en Twitter tienes seguidores (followers) y gente a la que tú sigues, en Klout se habla de influencia (es decir, ya no hablamos de gente que te sigue, sino de gente a la que influyes, ahí es nada). Y, además, estas mismas personas pueden darte más puntuación (+K) en determinadas áreas, para ser aún más líder de opinión.

Con todo ello, Klout otorga una puntuación del 1 al 100 y, en función de la nota que saques, te cataloga en un cuadrante mágico y por tipo de usuario que eres. Esta nota, no obstante, varía con el tiempo, así que si quieres tener un buen Klout, debes ser participativo, tanto a la hora de compartir y generar contenidos como a la hora de comentar y retuitear el generado por otros y establecer conversaciones. Vamos, que si te obsesiona el estar bien posicionado, olvídate de tomarte vacaciones, de descansar durante una baja o no comentar el partido de la jornada, el reality que echan ahora mismo en la tele o la conversación chistosa que se ha convertido en trending topic.

La idea de Klout es buena, sobre todo porque el análisis de los datos y de todas las herramientas que Internet pone a nuestro alcance es clave y, sobre todo, es una necesidad para quienes se dedican (nos dedicamos) a generar y compartir contenidos en la Red. Klout pretende ayudarnos a saber cuál es el alcance real de nuestra presencia en estas redes sociales, tanto de manera directa como indirecta y amplificada (a través de los contactos de nuestros contactos). Pero una de las cosas que más me llamó la atención cuando me he registrado en Klout es que te invita a compararte con otros similares a ti, a ver quién tiene más puntuación Klout. Me pareció que invitaba al egocentrismo social  o a una lucha (sana, pero lucha) por no sólo ser el más popular y guay del instituto (o red social) sino, encima, a tener un diploma que lo acredita.

Para los “socialholic” (adictos a las redes sociales), Klout se está convirtiendo en un mantra y, para algunos, puede que una obsesión. Pero, como decía al principio, Klout también tiene sus defectos o, cuando menos, sus dudas. Y como muestra, un botón: Kiko Rivera tiene un Klout 70 de 100 posibles, más que Enrique Dans (66), gurú donde los haya de Internet.Klout de Kiko Rivera y Enrique Dans

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Leave a Comment

Your email address will not be published.