La fauna (y flora) de las redes sociales

Como en todo ecosistema que se precie (o comunidad de vecinos), en las redes sociales también conviven diferentes tipos de fauna y flora de las redes socialespersonas o usuarios. Repasemos (en tono de humor, por supuesto) algunos de los perfiles más típicos entre quienes utilizan las redes sociales. ¿Falta alguno? ¿En cuál te identificas tú?

El voyeur. Se da, sobre todo, en Facebook, puesto que suele ser la red social donde la gente cuenta más cosas personales y donde más fácil es ver fotos y vídeos. El voyeur es aquel que está dado de alta, entra todos los días pero apenas publica nada.

El egocéntrico. Sería justo la otra cara de la moneda del voyeur y, además, estaría presente en todas y cada una de las redes sociales que le puedan valer para su interés, que no es otro que el darse a conocer y hacerse autobombo. Se dedica a publicar cosas propias y apenas comenta nada del resto de usuarios. Es el Francisco Umbral de los social media y su máxima es “Yo he venido aquí a hablar de mi libro” (o de mi blog, en este caso).

El quejicoso. Aquel que cree que el Muro de Facebook (o la cronología de Twitter) es el mejor muro (digital) de las lamentaciones que puede haber y sólo escribe para quejarse.

El retuiteador. Aquel que utiliza básicamente su cuenta para retuitear lo que otros han publicado. No es mala opción, salvo que se acabe cayendo en el error, típico del inicio del correo electrónico, en el que se reenvía todo una y otra vez, saturando a sus contactos.

El vividor. Muy típico de Facebook. Es el amigo que nos da envidia y sólo comenta y publica fotos de los maravillosos lugares en los que está, ha estado o va a estar. ¡¡Y además lo hace con mucha frecuencia!! Desde el lugar más recóndito del planeta hasta el restaurante más chic o el spa más molón, no hay lugar que este personaje no haya visitado y lo haya compartido con sus amigos y conocidos.

El de los checkins en Foursquare. Es un vividor, pero a nivel más local. No suele colgar fotos y, generalmente, tampoco hace comentarios sobre sus visitas (sobre todo si éstas se reducen a la oficina), pero sabes perfectamente en qué lugar está en cada momento gracias a sus checkins.

El que habla de sí mismo en tercera persona. Confiésalo. Seguro que entre tus contactos tienes a alguien que habla de sí mismo en tercera persona. “Ha completado un fantástica carrera de 5.000 metros”, “termina de leer la historia de Peter Pan”, “publica su última entrada en el blog”… ¿Por qué hablar en primera persona de ti mismo cuando puedes hacerlo de manera novelada?

El recopilador de contactos. Seguro que has oído alguna vez el consejo de que no aceptes como contacto en las redes sociales a quien no conozcas realmente. Bien, pues este tipo de usuario es el polo opuesto a esta recomendación y se dedica a acumular contactos, como si fueran cromos. Generalmente suele convivir en la misma personalidad que el egocéntrico.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Leave a Comment

Your email address will not be published.