Qué es ser periodista (y quién no lo es)

Trabajar en una notaría no te convierte en notario. Trabajar, colaborar o escribir en un medio de comunicación (o blog) no te hace periodista. Parece obvio, pero no lo es, y el problema es que mucha gente, cada vez más, confunde las cosas.

Gran parte del problema se debe a que los periodistas no debemos estar colegiados para poder ejercer, lo que abre la puerta al intrusismo profesional. Uno no puede ser abogado si no está inscrito en el colegio de abogados. Puede haber estudiado la Licenciatura de Derecho, pero no será abogado. Eso sí, no podrá colegiarse sin haber cursado y aprobado la carrera. Y es algo que, en nuestro caso, solo se resolvería legislando una ley que, según nos explicaba mi profesor de Derecho Constitucional de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Teodoro González Ballesteros, se ha intentado muchas veces en el Parlamento pero nunca se ha logrado.

La Asociación de la Prensa de Madrid (la más numerosa de cuantas existen en España), expone claramente cuáles son los requisitos para formar parte y estar en posesión del título es uno de ellos. Sí, hay excepciones, aunque para ello se debe acreditar “una profesionalidad contrastada, antigüedad y continuidad en el ejercicio de la profesión en funciones específicamente periodísticas”. Un compañero de mi editorial, con más de 10 años de antigüedad escribiendo en una revista de informática pero desempeñando siempre labores técnicas (análisis y revisión de productos, con su posterior redacción) solicitó formar parte de la APM y se le denegó. Trabajar en un medio de comunicación no te convierte en periodista.

Los medios de comunicación solemos tener colaboradores, más o menos fijos, que no son periodistas, pero que nos ayudan, que aportan su conocimiento y que son de un gran valor añadido. Pero eso no les hace ser periodistas.

Yo misma puedo probar y analizar algunos de los productos que llegan a la redacción de PC World, revista en la que trabajo. Pero eso no me convierte en informática ni en técnica. ¿Por qué una persona con formación técnica que escribe en un blog cree, entonces, que sí es periodista? Y, lo que es peor, ¿por qué algunos periodistas otorgan su misma calificación a estas personas técnicas?

Gracias a las nuevas tecnologías, cualquiera puede llevar una cámara de fotos, de vídeo o un grabador digital (prestaciones todas ellas incluidas casi en cualquier móvil de hoy en día) y grabar lo que ocurre en cualquier parte del mundo. Incluso puede darlo a conocer, en tiempo real, gracias a las redes sociales. Pero eso no te convierte en periodista, sino en una fuente de información (también para nosotros, los periodistas). El problema es que hay gente que sí que confunde ambas cosas y se cree (quizá también porque otros le otorgan esa categoría) que es un informador, un periodista.

 ¿Bloguero o periodista?

Que los medios de comunicación y los periodistas hemos hecho mal muchas cosas es palpable y quizá más evidente gracias a Internet, lo que ha conllevado que se abran muchas páginas en Internet y blogs en los que la gente se informa. Pero que alguien tenga un blog tampoco le convierte en periodista.

Cierto es que algunos blogueros tienen incluso más audiencia que algunos medios de comunicación, lo que también ha impulsado a las compañías (y sus departamentos de comunicación, tanto internos como externos, léase agencias de comunicación) a intentar hacer planes de comunicación específicos para los blogueros. Pero, insisto: estas personas no son periodistas y todos debemos ser conscientes (y consecuentes). De hecho, hay algunos blogueros que incluso se quejan públicamente de la labor que desempeñan los departamentos de comunicación y se permiten asesorar sobre la materia a las compañías, sin que éstas les pregunten. Blogueros que, pese a definirse a sí mismos como personas que se dedican a la comunicación, critican abiertamente que les incluyan en la base de datos a los que enviar comunicados.

Es más: en una ocasión escuché a un colaborador de uno de los blogs de tecnología más importantes de este país (por no decir el más importante) que no entendía porqué los periodistas íbamos a las ruedas de prensa, jactándose de que, mientras nosotros atendíamos la presentación de tal o cual producto, él la recibía en su buzón de correo electrónico y, antes de que terminara la presentación, él ya había colgado en el blog el texto y las fotos del producto en cuestión.

El que sea periodista ya habrá leído suficiente, así que, como resumen, diré que ésta es una de las muchas diferencias entre un periodista y un bloguero: el primero puede ser lo segundo, pero el segundo no tiene porqué ser lo primero. Como periodista (y bloguera, si queréis) que soy, no me gusta que se equiparen estos dos oficios o profesiones, llegándome incluso a indignar en algunos casos. Si no eres periodista, ponte en nuestro lugar, ejemplos hay para todos los gustos: que alguien apague un fuego no le convierte en bombero; que alguien trabaje en un banco no le convierte en banquero. Trabajar, colaborar o escribir en un medio de comunicación (o blog) no te convierte en periodista.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!
    mar says:
    17 septiembre 2012

    No puedo estar mas d acuerdo!!!! Suscribo cada una de tus palabras!!! Una periodista que sí lo es

    Hugo says:
    18 septiembre 2012

    Un periodista es un profesional que habla o escribe de tecnología sin ser técnico o ingeniero. De política, sin ser político. De deporte, sin ser deportista. De economía o ciencia sin ser economista o científico. Y frecuentemente, en su tiempo libre, se queja del intrusismo.

    Verónica Cabezudo says:
    18 septiembre 2012

    No podría estar más de acuerdo, me parece indignante que mucha gente se crea periodista por escribir una noticia.

    Pero creo que lo peor no está en Internet sino fuera de él donde los medios de comunicación -veáse televisiones- están regentadas por gente que de periodismo poco, pero de cultura menos. En fin, una pena porque luego somos manipuladores, mentirosos y demás adjetivos. Menos mal que nos gusta nuestra profesión porque sino…

    En fin, enhorabuena por el artículo. Me ha gustado mucho.

    Arantxa Herranz says:
    19 septiembre 2012

    Muchas gracias, Verónica. Quizá el ejemplo que pones de la televisión es aún más sangrante. No podemos considerar periodistas a personas que han salido de programas como Gran Hermano o que son hijos de algún famoso y que, por eso, salen en la tele. Ni siquiera a guapas modelos que presentan programas.

    Arantxa Herranz says:
    19 septiembre 2012

    Efectivamente, Hugo. Un periodista puede hablar de política sin ser político e incluso de ciencia sin ser científico: para eso tiene sus fuentes, sabe buscarlas, tratarlas, esconderlas si hace falta e incluso “tarducirlas” (a veces, quizá demasiadas, con errores) para hacer llegar lo que es noticia y lo que no en un lenguaje y con una redacción periodística. Y gracias a los periodistas, los ciudadanos pueden estar informados y opinar también de economía sin ser económicos, de política sin ser políticos o de fútbol sin ser jugador ni entrenador 🙂

    Y, efectivamente, nos quejamos (al menos yo) de intrusismo (1. m. Ejercicio de actividades profesionales por persona no autorizada para ello. Puede constituir delito.http://lema.rae.es/drae/?val=intrusismo). Voy a poner otro ejemplo. Imagínate que se derrumba un edificio causando víctimas. Se abre una investigación y se celebra un juicio para determinar quién es el culpable. El juez no tiene ni idea de arquitectura ni es ingeniero de caminos para saber si fue culpa de la construcción del edificio o del suelo. Pero se basa en unos informes técnicos y periciales para dictar sentencia. Algo parecido pasa con los periodistas.

    Arantxa Herranz says:
    19 septiembre 2012

    ¡Gracias, Mar!

    Clara says:
    19 septiembre 2012

    Los Ingenieros Informáticos sufren el intrusismo de los módulos de FP y los Ingenieros de Telecomunicaciones (y viceversa). Los traductores de cualquiera con una carrera que sepa un idioma a nivel avanzado. Los ingenieros industriales, del resto de ingenieros y algunos módulos de FP. Los filólogos, de los traductores y los traductores de los fillólogos. Y así un largo etcétera. ¿se quejan tanto? No, aprietan los dientes y trabajan. Y demuestran día a día quién está capacitado y quién no.

    Ah, en otros países no hay tanta titulitis y no hay ningún problema. De hecho, muchísima gente en medios no es periodista y no veo yo que nadie se rasgue las vestiduras.

    Básico: si tienes faltas de ortografía (estoy harta de ver artículos con unas faltas que hacen que duelan los ojos) no mereces trabajar en un medio de comunicación, y por desgracia es algo muy común. Si tú no las tienes y demuestras arrestos, manejas fuentes, escribes bien y sin faltas, sabes investigar, sabes lo que es contrastar una noticia (cosa que ahora no se hace en muchos casos por muy periodistas que se sea, se está más pendiente de pillar clicks en las redes sociales) y lo haces, y tienes lo que hay que tener (eso no quiere decir ir a ruedas de prensa), pues trabajas para un medio. Que puede que tengas el título pero no tengas mucha idea ni narices para desenvolverte en un medio real. Quizá el principal problema de este país es que primero se te pide el título y luego se ve si sabes hacer algo, cuando en otros países pasa justamente lo contrario. Y no hablo precisamente de naciones africanas ni de Oriente Medio.

    Evidentemente, no pretendo colocar el periodismo al nivel de una carrera de medicina o cualquiera de sus especialidades, de una ingeniería, de un derecho o similares. Ni por asomo se le parecen.

    Por supuesto, como todo, hay periodistas excepcionales ante los que me quito el sombrero. Y sería lo ideal que fuese así. Pero desgraciadamente, para muchas secciones y temas específicos no están preparados. Antes de nada, hay que solucionar eso, o seguiremos viendo artículos lamentables de personas que no entienden nada de lo que tienen entre manos, sobre todo en secciones relacionadas con la ciencia y la salud.

    Moraleja: si los medios contratan a quienes no son periodistas, quizá es que la carrera está mal planteada, además de otros problemas. Se contrata a quien está capacitado para el trabajo, no a quien esgrime un papelito por mucho que haya estudiado.

    Arantxa Herranz says:
    19 septiembre 2012

    Clara, tienes mucha razón en lo que cuentas. Y coincido y comparto parte de tu planteamiento (que da para escribir muchas entradas). Es cierto que la carrera de periodismo (como muchas otras) no te prepara para el mundo laboral y que debería ser reformada ya. También es cierto que hay gente que demuestra ser periodista sin necesidad de un título y no es solo que me parezca genial que sean tan periodistas (¡o más!) que el resto, si no que muchas veces nos dan lecciones de las que deberíamos aprender. Pero no debemos convertir esto en un “café para todos”. Y eso es lo que pretendo yo denunciar con mi post. ¿Hay periodistas fuera de la carrera? ¡Por supuesto! Matías Prats era un gran periodista y no cursó los estudios… Pero no todo el mundo es periodista, ni siquiera muchos de los que creen que lo son

Leave a Comment

Your email address will not be published.